2019Catálogo Cronológico 20202021





Pliego 500 Años del fallecimiento de Leonardo da Vinci. 1519 -2019

Fecha de CirculaciónMayo 29 de 2020 – Bogotá
EmisiónLeonardo da Vinci 500 años de su fallecimiento
Motivos1
Valor FacialCinco mil pesos $5.000
CantidadSesenta mil estampillas – 60.000
PresentaciónHoja con quince estampillas
Tamaño48 x 24 milímetros
ColorPolicromía
Tinta flourescente invisible
PapelAlgodón engomado de 125 gramos
GomaPVA
Sobres de primer día1 motivo, 470 unidades numeradas
FotografíasEmbajada de Italia en Bogotá
Colegio Italiano Leonardo da Vinci
DiagramaciónMónica Marcela Vargas Moore
ImpresorCartor Security Printing
ImpresiónOffset
Resolución833 del 11 de abril de 2019
Ministerio de Tecnologías de la Información
y las Comunicaciones

El cuerpo humano deviene medida

Cuando se habla de un genio como Leonardo (Vinci 1452 Amboise 1519), llegan a la mente todas las cualidades profesionales y los adjetivos que le son propios para ubicarlo en su tiempo, pero también para darle una dimensión universal que, aún después de estos quinientos años de su desaparición, sigue mereciendo.

En más de cinco mil páginas de apuntes, bocetos y prototipos heredados, se reconoce la mano de quien inalcanzablemente busca llegar al origen, a los códigos ocultos de las leyes de la Naturaleza, que gobiernan a todos los seres vivos, animando los cuerpos y también aquellos mecanismos que le era tan sencillo crear. Leonardo, encarnando al perfecto humanista, partió del conocimiento y
de la investigación científica para llegar tanto a la representación artística como a la realización de máquinas capaces de moverse en la tierra, el agua y el cielo.

Es precisamente a partir del estudio anatómico de los nervios y de las articulaciones, que toman forma sus imágenes. Los cuerpos que representa se materializan, expresan pensamientos y emociones siguiendo la particular “poética de los afectos” que amaba citar en su Tratado sobre la pintura: «El buen pintor ha de representar dos cosas principales, a saber, el hombre y los conceptos en su mente. El primero es sencillo, el segundo difícil porque debe figurarlo en gestos y movimientos».

La cualidad, entonces, que debe poseer el “pintor” capaz de crear una idea, es tener un pensamiento plástico que vaya más allá del lenguaje y que supere la técnica.

Antes de él, la técnica pictórica se basaba en planos de profundidad para articular la composición, pero de forma lineal. Leonardo, inspirado en el código de la naturaleza, quiere hacer visibles los elementos esenciales que envuelvan la vida del hombre: el aire, la atmosfera, la luz. Por primera vez en la historia del arte universal, introduce el concepto y la técnica de la «perspectiva aérea», cuyo resultado será enriquecer la pintura naturalista con el elemento atmosférico.

En este sentido, es más fácil comprender por qué, según él, la ciencia de la pintura es la verdadera ciencia: aquella que involucra la experiencia sensible, la elaboración mental a través de la racionalidad matemática y la operación manual en la que confluyen ojo, mente, manos.


Para Leonardo, el adjetivo “matemático” se refiere ante todo a la coherencia lógica y al rigor que la naturaleza utiliza para moldear continuamente sus formas orgánicas.


Es precisamente debido al estudio y la comprensión de las conexiones entre los distintos fenómenos de la naturaleza, que Leonardo dedicó su vida a representar el mundo y su continua transformación, desde el macrocosmos de la tierra hasta el microcosmos que es el cuerpo humano.


A través de la experimentación empírica y el estudio de las proporciones, podrá emanciparse de sus antecesores y dejar a sus contemporáneos y sucesores, la verdadera imagen del homo novus, inscrito significativamente en el círculo y en el cuadrado que a través de la reconstrucción mental de la unidad y la forma, es “el cuerpo humano que deviene medida”.

Rosa Michela Oriolo
Traducción, Camila Charry Noriega

La historia detrás de la estampilla

La grata coincidencia entre la conmemoración de los 500 años de la muerte de Leonardo da Vinci, que realizó la Embajada de Italia en Colombia, y el aniversario 60 de la fundación del Colegio Italiano que lleva por nombre el de este gran artista, motivó esta creación. Trabajé con estos dos conceptos porque sentía que unían y proyectaban la conexión de la gran celebración que se daba entre la vida y obra del artista renacentista y el colegio.

Se resalta así la labor creadora con el esfuerzo de la institución y su trabajo por sacar al mundo una nueva generación de personas. Mi intención fue plasmar una idea que complementara los dos elementos y expresara un sentimiento de celebración. La composición, realizada por medio de la técnica del collage, es un híbrido entre el “Hombre de Vitruvio” de Leonardo da Vinci y un retrato del artista que se encuentra en las instalaciones del Colegio Italiano Leonardo da Vinci de Bogotá.


La primera imagen es uno de los trabajos más emblemáticos de Leonardo, donde se expresa la perfección geométrica del hombre. La segunda, en cambio, es su retrato hecho por el artista Pedro Villa; esta obra es emblemática para el Colegio y para los estudiantes que han pasado de generación en generación, pues se encuentra en nuestro gimnasio. Todo aquel que haya estado en el da Vinci la reconoce y la ha apreciado a lo largo de su vida escolar.


Por último, y como símbolo de unión de las imágenes descritas, se encuentra el antiguo logo del Colegio Italiano Leonardo da Vinci; un recurso que utilicé para recordar los inicios de la institución que celebró recientemente 60 años de su fundación.


Las imágenes cuentan con un fondo de colores cálidos con predominio de tonalidades rosadas, donde resaltan algunos toques de azules. De esta forma, el fondo pretende hacer contraste con las imágenes de primer plano, dando vida y alegría al logo, así como lo hacen las obrar de Leonardo da Vinci y el trabajo de un colegio en la vida de los niños.


María Juliana Gamboa
Estudiante de Grado 11, Liceo Artístico,
Colegio Italiano Leonardo da Vinci, Bogotá


Tomado de Boletín Informativo No. 5 de 2020

*** La investigación, información y opiniones aquí expresadas son responsabilidad de sus autores y no reflejan necesariamente el pensamiento del Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones, ni de Servicios Postales Nacionales S.A.

Deja una respuesta