Entre 1886 y principios del siglo XX los Estados Soberanos manejaron de forma independiente la emisión de sus propios sellos de correo.