Leyes de Indias sobre el Correo en América
LIBRO III, TIT. XVI, LEY XIII

Don Felipe III, en Burgos, a 24 de junio de 1615.

Los pliegos para Guatemala que lleven los navíos de aviso suelen llegar muy tarde por vía de la Vera-Cruz y Méjico. Y porque se gane el tiempo que fuere posible, ordenamos al Presidente y Jueces de la Casa de Contratación de Sevilla que den por instrucción a los cabos, que hagan su viaje por dentro de los alacranes; y los pliegos que llevaren para Guatemala guarden y hagan guardar a D. Jph Agustin de Adrada Correo Mayor de aquellas Provincias las calidades y condiciones de su titulo y derecho de su Oficio con las demas Ordenes malas dejen en río de Lagartos, costa de Yucatán, de donde, pues, hay allí guarda, se podrán llevar a la villa de Valladolid, y desde ella al puerto de Bacalar, y pasarlos en canoas al Golfo-Dulce, continuando después el viaje por tierra a Guatemala; y si algún aviso no pudiere tomar el río de Lagartos, ordenen que en este caso dejen los pliegos en el puerto de Cizal, que está treinta leguas más al Oeste en la misma costa, para que desde allí se lleven a la ciudad de Mérida, donde el Gobernador los encamine a Bacalar, y en caso que no pudieren tomar estos puertos, entren en San Francisco de Campeche, para que se avíen desde allí, pues con cualquier tiempo que los avisos tengan, podrán tomar algunos de estos puertos sin detenerse ni hacer rodeo; y respecto de ser los navíos pequeños, importarán que reconozcan la costa antes de hacer su viaje, con más seguridad, aguardando un Norte, y saliendo a la caída de él para San Juan de Ulhua. Y mandamos a los Gobernadores de Yucatán, que con mucho cuidado y buen cobro, avíen los pliegos a Guatemala, y siempre nos avisen de haberlo hecho así.

Deja una respuesta