Leyes de Indias sobre el Correo en América
LIBRO III, TIT. XVI, LEY XV

Don Felipe II, en Madrid, a 23 de noviembre de 1561.

Cuando fueren pliegos dirigidos a Gobernador y Oficiales reales de alguna provincia, si el Gobernador se hallare en la ciudad de su residencia, se abran por todos juntos, y no por el Gobernador solo; y si no se hallare en la ciudad, y estuviere su Teniente en ella con los Oficiales, el Teniente y ellos los abran, y no los envíen adonde el Gobernador estuviere; pero después de abiertos se les dé aviso y envíe el despacho que fuere para él, y esta forma se guarde y cumpla, pena de nuestra merced y mil pesos de oro, que aplicamos a nuestra cámara y fisco.

Deja una respuesta