Leyes de Indias sobre el Correo en América
LIBRO III, TIT. XVI, LEY XVII

Don Felipe III, en San Lorenzo, a 24 de agosto de 1620. 

Si la ocasión que se ofreciere es por algún caso grave, y peligra en la tardanza, es nuestra voluntad que los Virreyes, Presidentes, Audiencias y Ministros que tuvieren el gobierno de la provincia puedan despachar los correos, que no se pudieren excusar, a costa de nuestra Real Hacienda; pero si con este pretexto trataren de sus propias correspondencias, no es justo que se les permita. Y por excusar gastos superfluos, declaramos y mandamos que los Ministros puedan despachar correos cuando y donde conviniere a nuestro real servicio, con que si el Correo llevare alguna carta o despacho particular, por el mismo caso sea su gasto por cuenta del que le despachare, y al tiempo de reconocer los Contadores estas partidas, no las reciban en cuenta si no fuere mostrando el parte, en el cual se diga cómo va despachado a tal negocio y que no lleva otro ningún despacho, y con que en el parte se declare por mayor la causa por que es despachado, y se hace el gasto; y si el Virrey o Ministro superior, a quien fuere remitido, juzgare que la causa fué obligatoria, le dará certificación para la paga, y aprobará la que estuviere hecha; y asimismo, en el parte se ha de declarar que el correo o persona enviada no es criado, ni familiar de Presidente, Oidor, Gobernador ni otro Ministro nuestro, para excusar que ocupen sus criados, con daño de nuestra Real Hacienda. 

Deja una respuesta